jueves, 30 de agosto de 2018

A su aire

Por fin el montón de indecentes abusos y de sistemáticas discriminaciones que cometen los separatistas en Cataluña desde instituciones públicas y privadas, con el beneplácito tácito de los que han gobernado en “Madrit”, Bruselas (UE) o Nueva York (ONU) mirando para otro lado, está provocando un aluvión de reacciones de rechazo como jamás se había visto por estos confines de España. Ahora muchos catalanes asqueados de una ideología tan peligrosa como la independentista tienen a su alcance mil y una maneras de evitar que esos dictadores, que han actuado desde el Palau de la Generalitat y muchos cientos de ayuntamientos con una impunidad jamás vista en la Europa de la Unión, ahoguen su legítimo derecho a ser libres y a vivir en una sociedad completamente democrática. La Resistencia, formada por gente de distinta naturaleza ideológica, no exige afiliación ni que se porte lazo o distinción alguna. Actúa a diario en varios puntos de la geografía catalana pese a la implacable persecución de la policía política del Régimen (Mossos d’Esquadra y Policía Local de no pocos municipios), de medios de comunicación públicos o privados sostenidos con el dinero de todos, de empresas favorecidas por los de arriba y de entidades pseudoculturales que medran gracias a continuos e injustificados trasvases económicos desde distintos erarios oficiales. En ella unos se sacuden la extrema indignación que genera tanta injusticia rebelándose en grupo o en absoluta soledad, amparándose en el anonimato o a cara descubierta, retirando lazos o plantando cara en las redes sociales y diarios digitales… Y sin cabecilla ni mandado, todos a su aire como muestran estas miles de fotos (clica aquí), la Resistencia está poniendo contra las cuerdas a esa casta de déspotas secesionistas que creía tenerlo todo bajo el control que proporciona el Poder.

miércoles, 13 de junio de 2018

Dos rumbos y un destino

Al paso que vamos en Cataluña, por mero instinto de supervivencia empresarial, una parte de la población acabará imponiendo la costumbre de colgar carteles en los bares al estilo de los de “se prohíbe cantar” en Andalucía: “queda terminantemente prohibido hablar de política”. Difícilmente podrán suceder las cosas de un modo muy distinto con los ultranacionalistas (independentistas) inoculado el veneno de la intolerancia a una parte muy significativa de la vecindad desde hace décadas en la Cataluña profunda y algún lustro en las áreas metropolitanas. Matrimonios, familias, grupos de amigos, trabajadores de una misma empresa, afiliados a un sindicato, miembros de una cámara de comercio o simpatizantes de un club deportivo han sufrido ya en sus propias carnes la infiltración de algún sujeto poseído de ese “yo” más tribal que acaba abriendo a las sociedades modernas en canal. A este respecto no son pocos los sujetos que a estas alturas pueden ser descubiertos con suma facilidad a lo largo y ancho de la geografía catalana con distintivos en favor de aquellos que tanto daño han causado al conjunto de la ciudadanía con su fingida y desmesurada exaltación del “ombligo patrio” mientras se llenaban los bolsillos propios. Pues bien, al mismo tiempo y paradójicamente, de seguir los acontecimientos por los derroteros políticos que van en este rincón de España, no sería extraño que sucediese en establecimientos públicos ya regentados por seguidores de estos fanáticos “estelados” que los carteles que presidiesen sus locales rezasen: “antes de entrar es obligatorio cantar Els Segadors” pudiéndose leer a continuación “el gesto de mala leche mientras se entona el Bon cop de falç! da derecho a mesas próximas a la estufa en invierno y al ventilador en verano”.

sábado, 2 de junio de 2018

La manzana de la equidistancia

Satisfacer desde “Madrit” a los que gobiernan en Cataluña pasa necesariamente por renunciar a ser de izquierdas porque la gente independentista de esta comunidad autónoma de España ya tiene nuevo “president” desde el 14 del pasado mes y desde ese preciso día el resto de catalanes ya tenemos otro “supremacista” de tomo y lomo en el Palau de la Generalitat convencido de que los ciudadanos de segunda (castellanohablantes y no-independentistas) deberíamos caer otro grado y encima mostrarnos agradecidos. En este rincón de la península hemos sufrido a una casta opresora (bien colocada ya en los tiempos del último dictador) con sueldos de escándalo y una impunidad que hasta hace unos pocos meses era más que alarmante y que en la actualidad aún sigue siendo más que anecdótica en un ámbito como el de la Unión Europea. Estos sujetos además han dedicado millones de euros en tratar de intoxicar a la opinión pública de medio mundo para hacer pasar a los verdaderos opresores por “pobrecitos” oprimidos. Y ante este orden de cosas, ¿quién será el guapo desde los poderes públicos del Estado que siga favoreciendo las desigualdades entre seres humanos en una parte de su territorio y pretenda continuar enarbolando la bandera de la igualdad y el progresismo ante los lúcidos ojos de la Historia?

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Los indefensos niños del 8-N

Ayer los repletos centros de trabajo, sobre todo del área metropolitana, se convirtieron en fábricas de crear votantes para el 21-D indignados con esa casta independentista que cortaba vías de comunicación por media Cataluña. En un irrespirable clima de coacción, no fueron pocos los catalanes que a lo largo de la jornada de huelga plantaron cara a los exaltados secesionistas. Asimismo, en este rincón de España pudo constatarse que la Ley sigue pisoteada por esa minoría que siendo la que más tiene también es la que más se queja. No obstante, hoy quiero volver a poner el foco de un artículo en ese brutal cúmulo de acontecimientos relacionados con el adoctrinamiento de niños que se da en plena Europa del siglo XXI y que algunos de nuestros representantes políticos se han apresurado en calificar de “casos aislados” cuando tiene que ver con los centros de enseñanza. Pero el día en cuestión se prestaba para que algunos niños no acudiesen a las aulas escolares y de nuevo ayer pudo verse a padres independentistas tan fanatizados que no ven peligro alguno para sus hijos menores de edad cuando transitan a pie por carreteras abiertas al tráfico de vehículos, cortan violentamente importantes autovías repletas de mastodónticos camiones… Los defensores de los menores en Cataluña, como en tantos otros órdenes de cosas por estas tierras, hace tiempo que miran hacia otro lado y supongo que los mossos d’esquadra presentes en estos lamentables sucesos que doy a conocer aquí también miraron hacia otro lado o bien tenían tareas más importantes a realizar en esos precisos momentos que identificar a tanto temerario “estelado” como anda suelto.

martes, 3 de octubre de 2017

Cerrado por “tacticismo”

Por lo que se desprende de lo acaecido hoy, 3 de octubre, ahora en las huelgas de Cataluña los trabajadores no deciden nada… todo les viene ya decidido por los de arriba. Deciden los del régimen separatista que cobran lo que no está escrito gracias a los de abajo. Deciden esos que se subían escandalosamente el sueldo mientras se lo bajaban a los funcionarios. Deciden esos que ahora piden ayuda a Europa (help us Europe) y hace dos o tres días mantenían la bandera de las doce estrellas doradas a media asta… En conclusión que todas las instalaciones municipales de muchos municipios de este rincón de España permanecerán cerradas a cal y canto por razones de puro interés político de esa casta independentista que es la que menos razones tiene para vivir instalada en la queja de toda la sociedad catalana. Salta a la vista que el totalitarismo en esta región de Europa anduvo al paso durante décadas, empezó a trotar hace dos lustros y en los tres últimos meses galopa desbocado.

sábado, 16 de septiembre de 2017

El no va más

Dirigentes independentistas, que perjuran que Cataluña obtendrá la soberanía el 2 de octubre, piden dinero para causas judiciales que algunos de ellos, ya inhabilitados, tienen pendientes por el 9-N; inhabilitados que suplican a la Justicia que avance su condena para poder presentarse a las próximas municipales; “futuros inhabilitados” en desbandada corriendo a donar sus bienes a familiares… Estos sujetos endiosados, que saben perfectamente lo que pasará tras el 1-O, procuran que sus correligionarios siempre tengan una afrenta a la que responder para que no dispongan de un rato libre en el que pararse a recapacitar. Asimismo los incondicionales separatistas siempre tienen un acto a la vuelta de la esquina al que deben acudir para mostrar la hipertrofia muscular del independentismo a ese mundo imaginario que, según los mandamases, siempre está mirando a Cataluña lleno de admiración. No obstante, a estas alturas, muchísimos seguidores ya empiezan a tener la mosca detrás de la oreja como quedó demostrado en la última manifestación del 11-S de la que no se atreven a enseñar una sola foto cenital decente. De las imágenes disponibles salta a la vista que cada vez menos catalanes van ciegos tras guías espirituales de la “estelada” como estos. Ahora bien, los que siguen embriagados de separatismo todavía son muchos y cualquiera de ellos tratará de rata para arriba al que sea capaz de afirmar obviedades como que el 1-O no será un referéndum ni algo que se le parezca.

viernes, 25 de agosto de 2017

¿Miedo? no... lo siguiente

¡Ay!, vivo alarmado desde que he vuelto a constatar las sibilinas maniobras que esta gente que mueve los hilos desde la cúpula separatista hace para oficializar el voto electrónico en Cataluña. Por si fuera poco ya el esfuerzo que tengo que realizar cada día para mantener viva una mínima sensación que confirme que en este rincón de España queda margen para decidir mi futuro por medio de un voto teniendo que apreciar a diario cómo esta élite doblega ya la voluntad de parte de la población por medios de todo género de ardides “democráticos”, de la propaganda más retorcida y heterogénea que pueda existir en toda la Unión Europea, de una prensa nativa sin perspectiva alguna de supervivencia al margen de la subvención institucional, de una tendenciosa ley electoral aprobada en tiempos casi inmemoriales…. pues ahora esta casta independentista quiere más, como de costumbre. Con la esperanza de vivir en una Cataluña democrática casi perdida aún me queda sufrir a esa cuadrilla de privilegiados independentistas que no contenta con lo que la Ley le permite hacer se mueve uno, dos y hasta tres pasos más allá de ella con aparente impunidad. Y con la finalidad de que veas que no acaba aquí el encadenamiento de atribulaciones que me mantiene en vilo tampoco en este apartado escatimaré precisión en esta desesperada confidencia: tengo que asistir desconcertado a todo tipo de persecuciones, discriminaciones, insultos y amenazas de todo aquel que no acceda a ser cómplice del orden de cosas que acontecen en esta región de Europa, he de constatar cómo desde el independentismo se utiliza cotidianamente toda clase de estancias “públicas” de modo absolutamente partidista, Me quedo atónito viendo las trampas que se llevan a cabo en los mismísimos colegios electorales… En conclusión, pongo por caso que ese gremio de aprovechados del cuento “identitario” se sale con la suya e implanta en nuestra comunidad autónoma otro sistema electoral menos garante aún de la real orientación de los votos emitidos en cada contienda electoral…. pues dada esa circunstancia, palabra de honor, ni tan siquiera en los comicios legales ejerceré mi derecho a decidir.