viernes, 24 de mayo de 2019

¡Actúa con determinación!

Sé percibir la distancia que media entre el cruel régimen franquista, que condenó a muerte a uno de mis abuelos y al otro lo mantuvo 3 años en un campo de concentración, y el independentista en Cataluña, que me ha conculcado derechos lingüísticos e ideológicos de forma salvaje y dictatorial. Sin embargo, no sería del todo imparcial si omitiese que en bastantes aspectos el actual sistema político totalitario en la mencionada comunidad autónoma es tan dañino para los que no participan de su “sacrosanto delirio” como aquel que antaño imperaba en la totalidad del Estado y en algún aspecto… incluso peor. Como con palabras resulta más difícil sostener una realidad, por muy incontestable que ésta sea, he dedicado no pocos años de mi vida a recabar información fidedigna a lo largo y ancho de la geografía catalana que demuestra con imágenes aquello que con total desvergüenza niegan sistemáticamente la casta separatista y sus paniaguados estratégicamente situados dentro de Cataluña, en el resto de España y en aquellos países relevantes de la escena internacional. Entre el pijerío independentista, algunos creyeron que discriminándome, persiguiéndome o amenazándome cedería a sus fanatizados razonamientos e incluso hubo algún alcalde de la Cataluña profunda que creyó que me infligiría desaliento afirmando, todo aquello que posteriormente manifestaron los mandamases del Gorven de Cataluña lustros más tarde: “todo está decidido”. Pues bien, el trascurso de tiempo ha demostrado que los tiranos, fascistas, totalitarios, supremacistas y demás raleas del hábitat separatista se equivocaban. Algunos de ellos andan en la cárcel con sentencias firmes, por cometer fechorías en un ámbito territorial en el que creían que podían hacer todo aquello que les viniese en gana con absoluta impunidad, y otros permanecen en ella preventivamente a la espera de resoluciones judiciales. También muchos de los que juraron que en Cataluña ya vivíamos en una república independiente siguen, después de más de 18 meses, acatando la democrática Constitución de España en las Cortes Generales para no dejar de hacer aquello que de verdad les mueve: llenarse los bolsillos mientras enredan al pueblo llano. Para concluir, tras expresar todo lo anterior, ya solo me resta poner a tu disposición la friolera de casi 30000 fotos para que tú también estés en disposición de afirmar en qué el régimen independentista no es tan perjudicial como el franquista, dónde lo iguala y cuándo lo sobrepasa. Clica aquí para ver las fotos.

martes, 21 de mayo de 2019

Con pensar no basta

Muchos son los puntos en que los tres principales partidos independentistas de Cataluña (ERC, CiU -o como quiera que se hagan llamar a estas horas de la tarde- y la CUP) mantienen posiciones ultranacionalistas y enormemente intransigentes con el propósito de perpetuar una serie de privilegios únicamente para una parte minoritaria de catalanes. El argumentario independentista debería ser difícilmente asumible para cualquier ciudadano racional o progresista ya que el estado del bienestar, el disfrute de derechos y el acceso a las riquezas no han estado garantizados en las últimas décadas de forma generalizada en Cataluña salvo para esa casta en la que han predominado de una manera muy cierta pijos con una determinada lengua e ideología utilizada como confrontación con el resto de España y “esencialmente” unos apellidos con raíces geográficamente muy localizadas. Aquel que perciba en alguno de los tres partidos mencionados más arriba rasgos políticos universales debería descubrir en qué momento de su evolución intelectual confundió lo que es “extrema derecha” con la “izquierda”. Aunque también podríamos hallarnos ante alguno de los sujetos que reciben, directa o indirectamente, suculentas subvenciones provenientes de todos los contribuyentes de Cataluña, vía Govern de la Generalitat. Del mismo modo podríamos encontrarnos con uno de tantos que carecen de arrestos para mantenerse firmes ante las amenazas, discriminaciones y persecuciones que los caciques independentistas ponen en marcha desde el preciso momento que detectan a un catalanito en cualquier rincón de esta comunidad autónoma de España que llame al pan, pan; vino al vino y a los independentistas, extrema derecha con maneras de verdaderos opresores.

viernes, 17 de mayo de 2019

¡Piensa!, ¡atrévete!

En España nadie en su sano juicio llamaría chupachups a un jamón por el mero hecho de tener el nombre de este popular caramelo en una envoltura que cubriese la parte más distante a su caña. Sin embargo, son legión los que encasillan como “izquierda” a partidos políticos independentistas en Cataluña que se presentan con este término en su sigla. ¿Alguien se ha detenido a pensar, en este rincón del planeta, con qué etiqueta se clasificaría a cualquier grupo castellanohablante envuelto en una “rojigualda” que trasladase a un programa ideológico conceptos o anhelos relacionados con la lengua o la identidad calcados a los que han llevado a cabo separatistas en Cataluña? Pues si cualquiera ha pensado en términos como “extrema derecha” lo mismo hasta se queda corto. En suma, esta perversa visión de la realidad aparentemente aceptada por muchos en Cataluña no ha arraigado por casualidad sino porque han amenazado, discriminado, y perseguido envueltos en un halo de impunidad a todo el que no observase a través del filtro independentista en todo momento y lugar. ¿Progresistas?, ¿tolerantes?, ¿demócratas?, ¿pacíficos?, ¿defensores de los Derechos Humanos? ¡Y un jamón con chorreras! ERC, CiU (o como quiera que se hagan llamar a estas horas de la mañana) y la CUP son extrema derecha pura, dura y sin escrúpulo alguno a la hora de oprimir a los que no conformando su casta de privilegiados se atreven a poner el grito en el cielo.

miércoles, 3 de abril de 2019

SOS, Europa; SOS, ONU

Después de viajar con mi modestísima cámara por los 947 municipios de Cataluña, ahí dejo miles de fotos por si todavía eres de los que creen que la gente independentista que controla esta región de Europa trae algo bueno. En su conjunto y en la actualidad este trabajo, todavía inconcluso, tiene un inequívoco interés informativo. Está centrado en mostrar decenas de miles de momentos determinados de la Historia reciente de Cataluña a través de representativas pruebas gráficas íntimamente relacionadas con la Política. El objetivo de la obra no es otro que sensibilizar sobre los peligros que acarrean las excesivas ambiciones de Poder de un puñado de representantes políticos que abanderan irresponsablemente un exacerbado nacionalismo excluyente. Del mismo modo, con este trabajo también aspiro a llevar a cabo, en un futuro próximo, el estudio científico de la convulsa etapa histórica que estamos viviendo en este rincón de España. Clica aquí para ver las fotos.

martes, 18 de diciembre de 2018

El fabuloso mundo independentista

Para mí que los independentistas de Cataluña que portan lazos amarillos se han vuelto a colar otro antológico autogol. De un tiempo a esta parte se puede visualizar que la casta separatista es una ínfima minoría también en las calles. Lo mismo ya se ha podido constatar desde hace décadas con las “esteladas” que cuelgan de los balcones. Ay, el día que los Poderes del Estado no permitan a estos fanáticos secesionistas hacer trampas en los colegios electorales ni poner propaganda partidista los 365 días del año en el espacio público de casi toda la región ni utilizar con fines partidistas las instituciones públicas ni hacer con el dinero del erario público lo que les venga en gana ni acosar al adversario político con aparente impunidad ni que la TV3 tome descarado partido por los “estrellados cuatribarrados”. Ay, el día que los catalanes oprimidos por los violentos independentistas se armen de valor y exijan disfrutar de las mismas oportunidades para acceder a puestos públicos de trabajo, de hablar, estudiar, rotular y ser atendidos en la lengua oficial que escojan libremente, que presenten candidaturas electorales en todos los municipios de Cataluña… Ay, qué fácil sería todo si muchos de los que cortan el bacalao en “Madrit”, Europa o la ONU viviesen una temporadita en Cataluña para darse cuenta de quién es aquí el oprimido demócrata y quién el maldito facha opresor.

jueves, 30 de agosto de 2018

A tu aire

Por fin el montón de indecentes abusos y de sistemáticas discriminaciones que cometen los separatistas en Cataluña desde instituciones públicas y privadas, con el beneplácito tácito de los que han gobernado en “Madrit”, Bruselas (UE) o Nueva York (ONU) mirando para otro lado, está provocando un aluvión de reacciones de rechazo como jamás se había visto por estos confines de España. Ahora muchos catalanes asqueados de una ideología tan peligrosa como la independentista tienen a su alcance mil y una maneras de evitar que esos dictadores, que han actuado desde el Palau de la Generalitat y muchos cientos de ayuntamientos con una impunidad jamás vista en la Europa de la Unión, ahoguen su legítimo derecho a ser libres y a vivir en una sociedad completamente democrática. La Resistencia, formada por gente de distinta naturaleza ideológica, no exige afiliación ni que se porte lazo o distinción alguna. Actúa a diario en varios puntos de la geografía catalana pese a la implacable persecución de la policía política del Régimen (Mossos d’Esquadra y Policía Local de no pocos municipios), de medios de comunicación públicos o privados sostenidos con el dinero de todos, de empresas favorecidas por los de arriba y de entidades pseudoculturales que medran gracias a continuos e injustificados trasvases económicos desde distintos erarios oficiales. En ella unos se sacuden la extrema indignación que genera tanta injusticia rebelándose en grupo o en absoluta soledad, amparándose en el anonimato o a cara descubierta, retirando lazos o plantando cara en las redes sociales y diarios digitales… Y sin cabecilla ni mandado, todos a su aire como muestran estas miles de fotos (clica aquí), la Resistencia está poniendo contra las cuerdas a esa casta de déspotas secesionistas que creía tenerlo todo bajo el control que proporciona el Poder.

miércoles, 13 de junio de 2018

Dos rumbos y un destino

Al paso que vamos en Cataluña, por mero instinto de supervivencia empresarial, una parte de la población acabará imponiendo la costumbre de colgar carteles en los bares al estilo de los de “se prohíbe cantar” en Andalucía: “queda terminantemente prohibido hablar de política”. Difícilmente podrán suceder las cosas de un modo muy distinto con los ultranacionalistas (independentistas) inoculado el veneno de la intolerancia a una parte muy significativa de la vecindad desde hace décadas en la Cataluña profunda y algún lustro en las áreas metropolitanas. Matrimonios, familias, grupos de amigos, trabajadores de una misma empresa, afiliados a un sindicato, miembros de una cámara de comercio o simpatizantes de un club deportivo han sufrido ya en sus propias carnes la infiltración de algún sujeto poseído de ese “yo” más tribal que acaba abriendo a las sociedades modernas en canal. A este respecto no son pocos los sujetos que a estas alturas pueden ser descubiertos con suma facilidad a lo largo y ancho de la geografía catalana con distintivos en favor de aquellos que tanto daño han causado al conjunto de la ciudadanía con su fingida y desmesurada exaltación del “ombligo patrio” mientras se llenaban los bolsillos propios. Pues bien, al mismo tiempo y paradójicamente, de seguir los acontecimientos por los derroteros políticos que van en este rincón de España, no sería extraño que sucediese en establecimientos públicos ya regentados por seguidores de estos fanáticos “estelados” que los carteles que presidiesen sus locales rezasen: “antes de entrar es obligatorio cantar Els Segadors” pudiéndose leer a continuación “el gesto de mala leche mientras se entona el Bon cop de falç! da derecho a mesas próximas a la estufa en invierno y al ventilador en verano”.